December 2, 2020

Hay Que Estar Preparados

¡Adviento es estar preparados! Hoy damos comienzo a un
nuevo año litúrgico. Cabe, pues, decir a todos ustedes,
¡Feliz Año Nuevo! Si, ojalá sea nuevo en nuestra forma de
vivir y de esperar. Todo ha cambiado en este 2020. Nada
es igual en la familia y en la sociedad. Ahora debemos
cuidarnos más, y estar listos para tanto cambio lleva
tiempo, pero es bueno prevenir para no enfermarnos. El
virus tomó a muchos desprevenidos, su sufrimiento y
muerte ayudó a otros a prepararse, a poner cuidado. Usar
la mascarilla, lavarse las manos, tomar precauciones de
distancia es vivir este Adviento vigilando y manteniendo la
esperanza.
Damos comienzo al Evangelio de Marcos, comienza el ciclo
“B”. Nos habla de un hombre que se va al extranjero y deja
instrucciones y diferentes responsabilidades a sus
sirvientes. Marcos, en este ciclo y Mateo, en el año que
termina, hablan de velar porque no se sabe cuándo llegará
el momento. Sin embargo, Marcos sitúa el retorno del
Señor durante la noche. Recordemos que parte de la
audiencia de Marcos eran los romanos. Por eso menciona
cuatro vigilias—al atardecer, a media noche, al canto del
gallo, o de madrugada. Esto quiere decir, estar despiertos
siempre sin bajar la guardia, velando. Velar, quiere decir
estar despierto mientras otros duermen. Ojalá, que al
encender la corona de Adviento en la parroquia y en casa,
nos esforcemos por tener presente el deseo de que brille
la luz del Señor y nos salve. Que crezca en nosotros la
actitud de vigilancia por el hermano y hermana que sufre.
¿Qué haré en este Adviento para estar atento a lo que Dios
me pide?